Una situación excepcional

El principio del ano es una época de cambios para muchas personas y suele ser un buen momento para tomar nuevos retos. Por desgracia, el principio del ano 2004 no fue un momento feliz para uno de los proveedores de servicios de Internet en la Baja Silesia. Un sábado de enero de noche resultó que había fallado el servidor principal donde se guardaba la base de datos de los clientes. Al principio se sospechaba que se trataba de una avería del servidor, sólo después de un tiempo se mostró que la culpable fue la matriz de discos en la cual se guardaban todos los datos actuales. Desgraciadamente, fue imposible recuperar el estado actual completo del servidor utilizando las copias de seguridad, debido a la gran dinámica de cambios en las bases de datos relacionada con el fin del ano. Fue entonces cuando recibimos la solicitud. Después de dos horas los discos ya estaban en nuestro laboratorio e inmediatamente empezó el diagnóstico de los danos. Resultó que ambos discos de la matriz que trabajaba en modo de duplicación de datos habían sufrido danos físicos. Los trabajos con la matriz no paraban y tan pronto como el lunes por la tarde el cliente recibió los primeros resultados de nuestro trabajo (los datos que le permitieron realizar una reconstrucción parcial de los datos en el servidor y prestar los servicios claves de acceso a los datos). Una vez pasados otros dos días pudimos anunciar un éxito total: habíamos recuperado todos los datos importantes. Todos los días el cliente recibía unos resultados nuevos de nuestro trabajo, lo que le permitió ir restableciendo, poco a poco, la plena funcionalidad del sistema.

Una situación excepcional